sábado, 12 de diciembre de 2009

El héroe que todos necesitamos


Traído desde las andes cusqueños de esa gran obra que se llama Ollantay

ESCENA V

Patio interior del templo de las vírgenes.
(Salen la niña IMA-SÚMAC y PITU-SALLA.)

PITU-SALLA.- Ima-Súmac, no salgas demasiado a la puerta. No aguardes allí; porque las matronas se han de enfadar; no obstante de ser tu nombre Ima-Súmac muy querido, pues sólo al oírlo pronunciar se llenan de regocijo todas las escogidas. Cuando te encierres en aquel patio, mora allí en medio de los goces. Nadie sale jamás de aquí; por eso hallarás toda especie de comodidades, ricos vestidos, oro y exquisitos manjares.
Todas las escogidas de la sangre real te aman y llevan siempre en sus brazos. Todas las maestras, sin excepción, te acarician, ya besándote, ya mimándote. Tú eres la única a quien distinguen y en cuyo rostro se fijan. ¿Qué más quieres, tú que debías servir a las demás hermanas, que vivas en su sociedad? También debes notar que toda la nobleza te venera, como si fueras de la sangre de las escogidas, y se recrean contigo, como si vieran al Sol y te conservan como a su linaje.

IMA-SÚMAC.- Muchas veces eso no más, eso no más me dices. Pues yo ahora te diré la verdad. Abomino estos claustros, esta casa; maldigo todos los días mi existencia y mi inacción. Aborrezco la sañuda cara de las matronas, que es lo único que miro desde el rincón de mi morada. Aquí no hay felicidad, sólo lágrimas que llorar. Su voluntad sería que nadie habitara aquí; veo que ellas andan entre las risas y los goces, pues llevan en sus manos el colmo de la ventura. ¡Quién sabe si estoy clausurada porque no tengo madre! Buena nodriza, como no hay que servir, me iré a recoger; porque anoche estuve vagando por todas partes, hasta que por fin entré al jardín y escuché un instante que permanecí en él, los lamentos y gemidos de una voz que clamaba por la muerte.

Miré a todas partes con los cabellos erizados; gritando de espanto, dije: «¿Quién eres que clamas a todos y angustiada dices: ¡Sol mío!, sácame de aquí?» Busqué en derredor mío, a nadie hallé: sólo la paja silbaba en el prado; con ella me puse a llorar. Mi corazón rasgado quería salirse de mi pecho; aún ahora que recuerdo, me lleno de espanto como si fuera a morir. ¡Aquí Pitu-Salla, el mismo dolor anida y el llanto florece eternamente! Mira, adorada nodriza, no me digas que permanezca aquí; porque abomino mi condición de escogida.

PITU-SALLA.- Entra, no sea que te vea alguna anciana.

IMA-SÚMAC.- ¿Esta morada es para mí?

Quién no ha cuestionado las sogas que el destino parece tendernos en la vida, quién no ha cuestionado si todo esto es un camino que ha de vivirse y sólo ser un peón que camina por un camino que ya está escrito, quién no ha tenido miedo al destino.

Ollantay es la lucha del plebeyo que busca derrocar a su destino, ése que le prohíbe enamorarse de la hija de un noble. Sólo léanla, como peruanos es una obligación.

Share/Bookmark

1 comentarios:

Musica Freak dijo...

:)


Hola! Qué tal? Espero que muy bien :)
Estaba navegando de sitio en sitio y me encontré con tu blog. Ya que estoy aquí quisiera hacerte una recomendación a ti y a los que te visitan, sobre una página que me pareció muy buena, y que probablemente te vaya a gustar.
Podrás encontrar información sobre los mejores artistas, acceder a su biografía, datos curiosos, fotos y lo mejor es que podrás descargar música gratis, directo a tu computadora.

Espero que lo encuentres interesante, chequéalo tu mismo.

que pases bien =D

Aquí te dejo el link: http://www.ofertilandia.com/

Publicar un comentario